Se acoge demanda por despido injustificado en la Embajada de EEUU

El Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago acogió la demanda por despido injustificado presentada por empleado que prestó servicios por 15 años en la legación de Estados Unidos en Chile.

En el fallo (causa rol 5.976-2017), la magistrada Carolina Luengo Portilla acogió la acción judicial deducida, tras dar por acreditada la existencia de la relación laboral del trabajador con la embajada demandada, desde el 1 de julio de 2002 y hasta el 12 de julio de 2017.

“Que en el caso de marras se pudo acreditar la continuidad de los servicios del actor a la residencia del embajador, sea que exista embajador, caso en que el actor le presta sus servicios personales a dicha autoridad y su familia y cuando se produce la vacancia del cargo, el jefe de la misión o encargado de negocios (concepto que entregó la absolvente señora Mónica Matilde Escalante Friedeman) contrata al actor y en este periodo de tiempo, el actor recibe en forma íntegra sus remuneración y se prepara la residencia para recibir al nuevo embajador”, sostiene el fallo.

Resolución que agrega: “Que al no rendirse testimonial, las labores del actor quedaran determinadas por lo que las partes libremente pactaron, y de los contratos acompañados se puede leer: ‘con fecha 1° de junio de 2014 se ampliaron las labores del actor de solo chef para efectos de que el Actor pase a asumir las funciones de Administrador y Chef indicándose que dentro de las funciones se encuentran el buen funcionamiento de la residencia, incluyendo selección, y supervisión del personal, inventarios, coordinación, de eventos oficiales de presentación y control de cuentas y gastos. El trabajador controlará los horarios del personal y mantendrá informes de asistencia, y uso de vacaciones o licencias médicas. El trabajador servirá de enlace a la esposa del empleador asistiéndola con llamados telefónicos, transporte y demás requerimientos y coordinando su agenda con la del empleador’, condiciones que se mantuvieron en los contratos siguientes de fechas 21 de septiembre de 2016 y 1 de noviembre de 2016”.

“Al respecto –continúa–, conviene precisar que el contrato de trabajador de casa particular está definido en el art.146 del código del trabajo como las personas naturales que se dediquen en forma continua, a jornada completa o parcial, al servicio de una o más personas naturales o de una familia, en trabajos de aseo y asistencia propios o inherentes al hogar. Así es posible establecer como características de estos contratos, que: son para la  realización de tareas de aseo y labores del hogar; es un contrato excepcional -como se aprecia al establecer una indemnización menor a la de los otros contratos, y una hipótesis de término de la relación laboral sin necesidades de justificación- por lo mismo es un contrato precario, por lo cual su interpretación debe ser restringida”.

“En el caso de marras el hecho que el actor siguiera prestando servicios a pesar que el embajador terminara su destinación en Chile y en ese periodo se suscribiera un nuevo contrato, que mantiene la denominación trabajador de casa particular, sus labores en la práctica, al no haber persona natural o familia a quien atender, son como se acreditó, agasajar la residencia de manera de prepararla para la llegada del nuevo embajador y este solo hecho permite excluir su prestación de servicio de la definición antes analizada, y por el contrario permiten determinar, que a pesar que el contrato se suscribía con una persona natural -embajador o encargado de negocio- en realidad su relación laboral era con la embajada, quien se preocupaba de entregarle al nuevo embajador una residencia con un chef y administrador, por lo mismo el trabajo realizado por el actor sobrepasa con creces la definición del artículo 146 del Código del Trabajo, circunstancia que permite explicar que su remuneración sobrepasara la retribución que razonablemente percibe un trabajador de casa particular y su continuidad por más de 15 años”, añade.

Por tanto, concluye que:
1- Que se acoge la demanda interpuesta por don EDMUNDO DEL RÍO ARRIAGADA en contra de su ex empleadora EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA declarando injustificado el despido del que fue objeto y, por tanto, se condena a la demandada únicamente al pago de las siguientes prestaciones:
2- $ 14.872.000 por concepto de indemnización por años de servicios (11) con el recargo contemplado en el artículo 168 letra a) del Código del Trabajo lo que asciende a $ 4.461.600;
3- Las cantidades ordenadas pagar deberán serlo con los reajustes e intereses que se indican en los artículos 63 y 173 del Código del Trabajo.
4- Que no se condena en costas a la demandada, por haber tenido motivo plausible para litigar.
5- Ejecutoriada que sea la presente sentencia, cúmplase lo resuelto en ella dentro de quinto día, en caso contrario se dará inicio a su ejecución, de acuerdo a lo establecido en el artículo 462 del Código del Trabajo.
6- Ejecutoriada que sea la presente sentencia ofíciese al Ministerio de Relaciones exteriores para los fines que estime pertinente.

Comparte Nuestras Noticias :