Presidio perpetuo a autor de abuso sexual, violación a menores de edad

El Segundo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago condenó a J.P.Y.R. a la pena de presidio perpetuo efectivo, en calidad de autor de los delitos consumados y reiterados de abuso sexual propio e impropio, violación impropia y exhibición de material pornográfico a menores de edad. Ilícitos perpetrados entre 2006 y 2015, en la comuna de Independencia.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Carlos Iturra Lizana (presidente), Anaclaudia Gatica Collinet y Nora Rosati Jérez– aplicó, además, a J.P.Y.R. las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena; más las accesorias especiales de privación de la patria potestad y de todos los derechos que por el ministerio de la ley se le confieren respecto de la persona y bienes de la víctima, sus ascendientes o descendientes, conservando, no obstante, todas las obligaciones legales en beneficio de la menor.

Asimismo, se decretó en contra del sentenciado “la interdicción del derecho de ejercer la guarda y ser oído como pariente en los casos que la ley designa, y la de sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los diez años siguientes al cumplimiento de la pena principal, debiendo informar a Carabineros cada tres meses su domicilio actual”; “la inhabilitación absoluta perpetua para cargos, empleos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren una relación directa y habitual con menores de edad”, y la prohibición de “aproximarse a las víctimas, domicilios, establecimientos educacionales o trabajos de éstas por el tiempo que deba satisfacer la condena establecida, en el evento que se le otorgare algún beneficio intrapenitenciario, y hasta los diez años siguientes desde el cumplimiento de aquélla”. Además del pago de las costas del juicio.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

“En fallo unánime, el tribunal condenó a J.P.Y.R. a la pena de presidio perpetuo efectivo, en calidad de autor de los delitos consumados y reiterados de abuso sexual propio e impropio, violación impropia y exhibición de material pornográfico a menores de edad. Ilícitos perpetrados entre 2006 y 2015, en la comuna de Independencia.”