No le encuentran el agujero al mate

Comenzamos este artículo una descripción del escenario como introito para la comprensión de lo que puede venir. Para ello vamos a enumerar una serie de datos a los que les vamos a adicionar nuestra interpretación de los mismos, a saber.

El escenario de las finanzas internacionales en el que la Fed aumenta la tasa de interés de referencia para el endeudamiento internacional. Ese aumento generó la probabilidad de que haya una salida masiva de capitales en un futuro porque la tasa de interés en Argentina tiene que ser tan alta para que el incentivo de quedarse en la Argentina sea aceptada por los capitales nacionales e internacionales, que de tan alta se vuelve irracional, inalcanzable e insostenible en el tiempo. Este consenso en los operadores financieros de Buenos Aires sugiere prudencia para cualquiera que tenga o quiera comprar bonos argentinos. Esta semana que comienza el 11 de junio del 2018, se espera una suba de la tasa por parte de la Fed de no menos del 0,25 %, lo cual se espera que genere más salida de capitales.

La variable del FMI en la ecuación de la economía argentina. Por ahora, muy pocos en la city porteña cree que exista la chance de poder cobrar los bonos denominados Letras del Banco Central (de ahora en adelante LEBAC). Pero como las cosas empeoraron y por ello solicitaron préstamos al FMI. Esto implica te presto para que eches más empleados públicos, hagas más privatizaciones y bajás salarios y jubilaciones como garantía de que vas a ahorrar suficiente para poder pagar la deuda. También recomiendan una devaluación para que los dólares no se pierdan por importaciones. Antes de este acuerdo con el FMI, denominaban a esta política económica como oligárquica y ahora que el FMI dicta la política económica argentina como un plan neoliberal.

La visita de Dujovne a Madrid. El haber dicho en rueda de prensa que no tienen instrumentos para bajar la inflación transparentó que no hay ministro sino un piloto automático. ¿Cuál es el mérito de Dujovne para ser Ministros de Hacienda? Haber sido columnista en el programa de Pagni y por sobre todo, haber sido ejecutivo del Grupo Financiero Galicia, cuyos principales accionistas son: la familia Escassany, Ayersa y los Braun Menéndez Betis. Y además haber tenido antecedentes como militante radical. Ese desafortunado comentario le recordó a mucha gente las palabras de aquel Ministro de Economía de Alfonsín, que se llamaba Pugliese “…les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo…..”. Pugliese había reemplazado a Sourrouille, que era un brillante economista que garantizaba que Angeloz perdía las elecciones, pero por lo menos Alfonsín terminaba su mandato. La aceptación de esta impotencia para gobernar, en el exterior generó un gran escozor, como no podía ser menos.

La quiebra del BCRA. Los rumores de reemplazo del equipo económico de la 2º semana del mes de marzo del año 2018 son consecuencia de esta quiebra. Desde hace varios meses antes de que se fueran Prat Gay y Melconian, comenzaron las críticas  a la política económica (porque no me atrevo a llamarlo modelo económico).  En http://www.ambito.com/903634-bcra-tiene-que-pagar-la-tasa-que-le-piden-como-cualquier-quebrado, Carlos Enrique Rodríguez escribió:

“….Con el cuento de la Taylor Rule, el BCRA se endeudó hasta la coronilla en Lebac para subir la tasa de interés creyendo que así bajaba la inflación. La inflación no bajó y ahora el BCRA está cautivo del mercado y tiene que pagar la tasa de interés que le piden, sin chistar, como cualquier quebrado. Y la cantidad de dinero sigue creciendo por el déficit fiscal y ahora el cuasifiscal….”.

Para el que no está enterado, Rodríguez fue fundador del CEMA, y estudió economía en la Universidad de Chicago, lo tuvo de profesor a Milton Friedman. Es uno de los mayores divulgadores en la Argentina del Monetarismo, recientemente retirado de la dirección de la Universidad del CEMA. En este artículo él hace público la consecuencia del fracaso de haber intentado bajar la tasa de interés de las LEBAC. Anteriormente a la publicación de ese artículo Sturzenegger había intentado desde el BCRA bajar la tasa de interés de las LEBAC y había fracasado. Esto tiene un antecedente histórico durante la presidencia de Cavallo en el BCRA, el 1º de julio del 1982 intentó una profunda reforma financiera. Al igual que las LEBAC la Cuenta de Regulación Monetaria (de ahora en más CMR) era un mecanismo mediante el cual las entidades financieras depositan una fracción de los depósitos de sus ahorristas en el  BCRA y éste remuneraba una tasa de interés real altísima para que en un contexto de Libertad de Mercado Cambiario los particulares ahorraran en pesos y no fugaran a dólares. Cuando Cavallo intenta esa reforma, sale todo mal y comienza un proceso hiperinflacionario tirado por la fuga de capitales, es decir, el salto del dólar.

Como recomendación final, Rodríguez propone que el gobierno estabilice el déficit fiscal en un nivel alto pero sostenible y que financie ese déficit con emisión monetaria. Porque si no, no va a terminar.

La trampa de las LEBACs, son un pasivo no monetario. Es decir, un bono que emite el BCRA, con una tasa interesante para que los ahorristas no recurran al dólar billete como reserva de valor y de esa forma esterilizar la emisión monetaria excesiva. Desde la llegada de Sturzenegger al BCRA, la tasa de interés de las LEBACs no paró de subir. La suba de las LEBACs, genera suba del costo del dinero. Puesto que el dinero es un insumo difundido, suben los precios y la inflación empuja la expectativa de tasa de devaluación. Así se genera una espiral inflacionaria, que todos temían terminara en una hiperinflación. La solución a ensayar para este problema es un canje de las Lebacs por otro bono o una canasta de bonos ya sea en forma compulsiva o voluntaria.  Esta semana que comienza el 11 de junio del 2018, se espera que se haga efectivo este canje o a más tardar antes de firmar con el FMI, el próximo 20 de junio.

La larga sombra del fracaso de la ortodoxia tatcherista. En el último año del gobierno de Margaret Tatcher, lanzó lo que hoy en Argentina denominamos PPP Participación Pública Privada, que se trata de un mecanismo por el cual el sector público licita obra pública, el ganador de la licitación hace la obra con deuda externa y luego dolariza las tarifas de los servicios públicos que brinda porque es la única forma de poder pagar la deuda en moneda extranjera con jurisdicción extranjera. Estas PPP son gasto público encubierto. Como el estado no puede gastar, entonces privatiza la recaudación futura de los servicios públicos realizados. Entre los ganadores de las licitaciones hay empresas panameñas y colombianas. Por ejemplo, el gobierno licita una autopista, esta autopista la realiza la empresa que gane la licitación la financia con deuda externa, una vez terminada la autopista la empresa la opera y como se endeudó en dólares para poder realizarla está obligada a tarifar en dólares para poder pagarla. Estas PPP terminaron en un pésimo informe de la Real Contaduría denunciando pérdidas para el estado de millardos. Terminaron tanto en España como en el Reino Unido con la estatización de las autopistas, off de record ejecutivos de las empresas ganadoras de la licitación consideran que también en no muchos años esto termine en estatizaciones por parte del estado argentino.

Para completar la caracterización del escenario de la economía argentina, debemos aclarar que hay sobrevaluación del peso argentino. O dicho de otra forma, para tener equilibrio en la cuenta corriente de la balanza de pagos hoy necesitamos un dólar de AR$ 36. Hubo una baja importante de los aranceles de la economía. Todo esto está destruyendo a la industria argentina. La movilidad perfecta de capitales y liberalización cambiaria sumada a una tasa de interés alta está presionando al alza a la tasa de devaluación esperada y estimulando la fuga de capitales, el ahorro argentino fluye al dólar y a los bonos del Tesoro de los Estados Unidos. Un piso del 35 % para la inflación anual.

Se espera que La Argentina firme con el fondo el próximo 20 de junio del 2018, como consecuencia se espera que caiga como minimo el salario real en 20 %, y el desempleo suba al 25 % y la pobreza suba al 50 %.

Oed Marcelo Bustamante

El Minuto