La gestión del presidente Mauricio Macri, un balance previo a las elecciones de 2019.

La gestión del presidente Mauricio Macri, un balance previo a las elecciones de 2019. Los Acuerdos con el FMI, la crisis de seguridad pública y mucho más en la entrevista al dirigente político Juan Carlos Neves de la coalición ENCENDER.

 Especial para El Minuto del Dr Jorge Alejandro Suárez Saponaro Corresponsal para Argentina.

Juan Carlos Neves es un brillante oficial naval, veterano de la Guerra de Malvinas, primer promedio de la Escuela de Guerra Naval. Luego de retirarse de la Armada con el grado de contraalmirante, ingresó a la política. Así promovió la creación de Nueva Unión Ciudadana, un espacio político en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires que tiene varios años de existencia. Fue su presidente y luego secretario general. Ahora Nueva Unión Ciudadana, forma parte de un nuevo proyecto, ENCENDER, una coalición de partidos de centro derecha, para sostener una serie de valores y principios, sin ninguna duda dejados de lado en la vorágine de la política en Argentina.  La coalición en la cual, Juan Carlos Neves, es uno de sus impulsores más decididos, tiene como objetivo presentarse como opción en las elecciones de 2019. Que son de suma importancia, dado que no solo se renovarán cargos legislativos, ejecutivos provinciales, sino también se elegirá un nuevo Presidente. La gestión de Cambiemos ha dejado a muchos que lo apoyaron en las elecciones de 2015 y las últimas elecciones legislativas, muchos sinsabores. En esta entrevista Neves nos da su visión en calidad de dirigente político, además de tocar temas como el acuerdo del FMI, la crisis de la seguridad publica y la política exterior argentina. Un aspecto original e innovador que ha impulsado Juan Carlos Neves como dirigente político, es la promoción del concepto de “Logopolítica”, sobre el cual nos habló en esta entrevista.

Podría explicar a nuestros lectores y amigos de Chile y Argentina sobre el proyecto político ENCENDER y sus propuestas principales

La palabra ENCENDER es la sigla de Encuentro de Centro Derecha y designa e identifica a un espacio político formado por  un grupo de partidos  y organizaciones que están dispuestos a representar al sector de la sociedad que se  identifica con los principios y valores de la centro derecha.

ENCENDER se conformó para defender desde el plano político a la Constitución y sus instituciones, a la familia argentina, la vida desde la concepción, la seguridad del ciudadano que  cumple la ley frente al delincuente, la soberanía, la cultura del trabajo, la producción, el  crecimiento y el desarrollo, poniendo como  bandera  la honestidad en las conductas públicas y privadas y enfrentando a la izquierda, el populismo y el falso progresismo que envenenan a nuestra sociedad.

Para lograr sus objetivos, ENCENDER busca sumar partidos y organizaciones afines y presentar, en las elecciones del 2019 y sucesivas, candidatos en todo el país que alcancen los cargos ejecutivos y legislativos con la consigna y el compromiso de defender sus valores desde el poder por el bien de la Argentina y sus habitantes.

Al presente constituyen ENCENDER el partido Autonomista, el partido Nueva Unión Ciudadana al cual pertenezco, la Organización Líderes para el Cambio y MORERA (Movimiento para la Reconstrucción de la República Argentina) y en el breve tiempo de nuestra existencia ya hemos sumado apoyo de partidos y organizaciones de diferentes puntos del país. Creemos y percibimos que el entusiasmo que ha despertado nuestra propuesta responde a que hay un amplio sector de la ciudadanía que se identifica con los valores que defendemos  y que no tiene, al presente, una estructura política que los represente.

Como Ud ve la gestión de Mauricio Macri, que aspectos resaltaría y que aspectos considera criticables.

La gestión del presidente Mauricio Macri y, más ampliamente, la gestión de Cambiemos que es la alianza que el presidente encabeza, la califico como deficitaria. 

Esta alianza asumió el gobierno de la Argentina luego de tres períodos presidenciales que llevaron a la nación al borde del colapso económico, al aislamiento internacional y a la desconfianza generada por un esquema de corrupción generalizada y a un ocultamiento sistemático de los datos reales del estado del país, que llegó al extremo  de deformar o simplemente negar las estadísticas oficiales.

El nuevo gobierno no llegó apoyado por una base política propia,  pero recibió el voto de una gran masa  de ciudadanos que deseaba un cambio profundo en las políticas públicas, el respeto a las instituciones y el fin de la tendencia ideológica populista de izquierda que imperaba en el país.

Comienza su gestión con algunos aciertos tales como liberar el tipo de cambio, recuperar la credibilidad en los organismos a cargo de las estadísticas oficiales y apartarse del estrecho círculo de las naciones bolivarianas, para restablecer relaciones con las democracias reales y los países desarrollados. Sin embargo, comete un primer error de alto costo posterior que resulta de haber ocultado por razones de marketing electoral el calamitoso estado en que se encontraba la nación, prefiriendo formular falsas promesas de una rápida recuperación, exenta de esfuerzos y sacrificios.

Su estrategia de tomar deuda en el mercado internacional para mantener las mismas políticas sociales del gobierno anterior y alentar la economía con obra pública, combinada con un fuerte aumento en los servicios el transporte y el combustible, a la que llama “gradualismo”, provocó un incremento de la inflación consecuencia de políticas contradictorias y descoordinadas. El sueño de la llegada de una lluvia de capitales internacionales fue solo eso, un sueño. Finalmente, tan pronto las condiciones externas redujeron el flujo de préstamos se produjo una corrida contra la moneda argentina que disparó el valor del dólar. 

Fracasado el inviable plan económico, la Argentina ha  vuelto una vez más al prestamista de última instancia, el Fondo  Monetario Internacional, que impone sus duras condiciones de ajuste en un momento en que la situación social del país se torna crítica.

De todos modos, no es solo la oposición la que marca las incongruencias de Cambiemos.  Un sector importante de los votantes de Mauricio Macri se sienten traicionados por la persistencia en mantener lo que el mismo denominó  “el curro de los derechos humanos”, manteniendo e incrementando los juicios contra los militares  y miembros de las fuerzas de seguridad y policiales que combatieron  a la guerrilla y el terrorismo en la década de los años setenta. Esos juicios han derivado en millonarias y en muchos casos injustificables indemnizaciones a parientes de terroristas caídos en combate o asesinados por sus propios compañeros y continúan hoy contra suboficiales y oficiales de muy baja graduación que son juzgados por leyes que no existían al momento de cometerse los supuestos delitos por los que son acusados.

El último cachetazo a su base política ha sido la decisión de Mauricio Macri de autorizar el debate por la despenalización del aborto que ha finalizado con su media sanción en la Cámara de diputados, equiparando los programas de Cambiemos con los de la izquierda pseudo progresista que prometió enfrentar.  

En síntesis, el cúmulo de errores en todos los ámbitos de gobierno promete un duro recorrido para el presidente Mauricio Macri hasta el fin de su mandato y disminuye su aspiración de ser reelecto.     

Dada su insistencia en tratar de atemorizar a la ciudadanía con el riesgo del regreso del populismo, si no es elegido nuevamente, es que nos hemos visto alentados a lanzar la propuesta de ENCENDER que constituye una alternativa al temor y que presenta un auténtico programa de Centro Derecha.

El problema de la criminalidad, es un mal endémico en toda la region. La Argentina no está exenta de ello. Podría darnos su visión de lo que pasa en Argentina.

La criminalidad en la Argentina es hoy uno de los problemas que más preocupa y acongoja a los habitantes del país y especialmente a los que viven en el conurbano bonaerense y en muchas de las grandes ciudades. En mi visión eso obedece a tres grandes causas.

La primera es el auge que la justicia ha dado a teorías que consideran a los delincuentes como víctimas de la marginación social y sobre esa base tienden a desproteger a las víctimas de delitos,  para poner el énfasis en los derechos humanos de los criminales. Esta tendencia creciente lleva a lo que se denomina cotidianamente “la puerta giratoria”, frase que ilustra la liberación rápida de malvivientes capturados en pleno acto delictivo, la liberación de condenados antes de cumplir la totalidad de las penas, las salidas transitorias de la cárcel a delincuentes peligrosos que las aprovechan para volver a robar, violar o asesinar,  y toda una parafernalia de prebendas y fallos “garantistas” que otorgan impunidad al accionar delictivo.

La segunda causa de gran peso es el incremento del narco consumo, el narcotráfico y la narco producción de todo tipo de drogas adictivas.

El incremento del consumo de drogas en la sociedad en general y especialmente en los jóvenes, comienza con la banalización de los efectos destructivos de esas sustancias, particularmente de las llamadas “drogas sociales” como la marihuana, y su penetración a través de la apología de su consumo mediante canciones, relatos, y su uso por artistas, cantantes y personajes populares. Continua con los fallos de la justicia que despenalizan el consumo personal y culmina cuando el dinero del narcotráfico comienza a financiar campañas políticas y consigue de ese modo impunidad para su negocio. Los crímenes cometidos bajo los efectos de los estupefacientes se suman a los delitos perpetrados para conseguir dinero para el consumo y a la violencia entre bandas que se disputan territorios para el manejo exclusivo de la distribución de drogas.

La tercera  y última causa es la desvalorización permanente del trabajo policial y el desprestigio a que se somete a los miembros de las fuerza policiales y de seguridad. Esta acción disolvente proviene de los sectores de izquierda y fue alentada durante las presidencias de Néstor Kirchner  y Cristina Fernández  desde el gobierno mismo.  La actual Ministra de seguridad ha comenzado a modificar esta tendencia respaldando a las fuerzas de seguridad bajo su control en algunos casos sonados pero el daño causado a la opinión pública por años de acción psicológica negativa no serás fácil de revertir.

En síntesis, si queremos modificar el auge de la criminalidad tenemos que modificar los paradigmas jurídicos apuntados a defender a los delincuentes, acabar frontalmente con la proliferación de las drogas  y devolver  a las fuerzas policiales y de seguridad su prestigio y las herramientas necesarias para cumplir fielmente con su  función.

 La actual gestión habla de que Argentina “regresó al mundo” como observa la política exterior argentina, tanto en el plano regional como extrarregional

Considero que la ruptura con el bloque bolivariano en América del Sur y el mejoramiento de las relaciones con los países desarrollados es un aspecto positivo de la política exterior argentina.

Sin embargo, es importante mantener la independencia de la política exterior evitando el alineamiento automático con cualquier potencia militar y económica. La posición Argentina ante los conflictos internacionales debe decidirse en una base de caso por caso en función de la defensa del derecho internacional emanado de la Carta de las Naciones Unidas, los tratados vigentes y los intereses nacionales.

Específicamente, tenemos una fuerte crítica al manejo de las relaciones con Gran Bretaña, particularmente en lo referido al caso Malvinas, ya que se han otorgado ventajas y beneficios,  y firmado acuerdos que no contemplan el tratamiento del tema de la soberanía de las Islas, perdiendo terreno trabajosamente ganado y poniendo en cuestión el apoyo logrado por parte de diversos países en el ámbito regional.

También se percibe  un marcado desinterés por mantener las ya limitadas capacidades de las Fuerzas Armadas que se traduce en magros presupuestos y un manifiesto desinterés por los accidentes y las fallas  que esas políticas generan en la operatividad de los medios y en la problemática de la defensa nacional en general. Esta debilidad creciente afecta tanto la participación en operativos internacionales y operaciones internacionales de paz como a la credibilidad de la disuasión de la nación ante cualquier amenaza y brinda total impunidad al accionar británico en el Atlántico Sur. 

En el plano regional considero esencial la relación con Brasil y el fortalecimiento del MERCOSUR. Apruebo las críticas y las acciones punitivas a la dictadura venezolana pero entiendo que similares criterios deben aplicarse a la dictadura cubana cuyo mantenimiento  a lo largo del tiempo no le otorga legitimidad, sino que refuerza el rechazo que debería generar. El doble estándar aplicado a las relaciones con Venezuela y Cuba es otra de las contradicciones de la actual administración en materia de relaciones exteriores.

Que apreciación le merece el acuerdo con el FMI. Había otras opciones para ud?

El FMI  es un prestamista de última instancia al que se  acude cuando la alternativa es  el “default”. Acordar con el FMI  significa asumir el fracaso de la política económica y resignarse a adoptar los severos programas de ajuste que exige este organismo internacional para garantizarse que el deudor dispondrá de fondos para poder pagar su deuda.

Las exigencias del FMI dan por tierra con el “gradualismo” al que el gobierno aspiraba en la aplicación del ajuste  en un momento en que la pérdida de confianza y credibilidad internas, sumadas al accionar de sectores de oposición que buscan agitar el ambiente social, crean un ambiente hostil a las medidas gubernamentales.

Al punto en que habían llegado los problemas de falta de  liquidez de divisas ya  no quedaban alternativas porque la Argentina no tenía acceso al  mercado internacional de capitales. Esto se hubiera evitado si el gobierno hubiera hecho un ajuste por propia iniciativa al comienzo de su mandato, hubiera evitado la toma indiscriminada de crédito  y no hubiera tomado decisiones muy criticables como autorizar  a las empresas exportadoras a mantener las divisas recibidas fuera del país.  Una vez que la imprudencia y los malos hábitos desencadenan la enfermedad ya no hay opciones a tomar los remedios por más duros y agresivos que sean para el organismo.  

Nueva Unión Ciudadana, es un partido que tiene inserción en la Provincia de Buenos Aires. ¿Como considera ud que María Eugenia Vidal, la actual gobernadora, lleva a cabo su gestión?

Luego de más de diez años en los que Nueva Unión Ciudadana trabajó intensamente en la Provincia de Buenos Aires creemos tener  un panorama claro de las necesidades, los problemas  y las soluciones que requiere la provincia.

Con esa base podemos argumentar que la gestión de María Eugenia Vidal tiene distinta valoración si la consideramos en términos relativos o absolutos. En el primer caso, la comparación con la pésima gestión del gobernador Daniel Scioli, plagada de casos de corrupción, negación de la amenaza de la inseguridad y el crecimiento del narcotráfico, sumados a la desatención de los sistemas de salud y educación   y de la infraestructura vial y edilicia, representa una notable mejoría que es percibida por los bonaerenses. 

En cambio, si analizamos la gestión de la gobernadora sin comparaciones estamos lejos de estar satisfechos tanto desde el plano político como en nuestra condición de habitantes  de la provincia.

La voracidad fiscal de esta gestión que se sustenta en desaforados revaluos de las propiedades y los campos atenaza a los contribuyentes. La inseguridad no se esconde pero tampoco se soluciona y la pregonada lucha contra el narcotráfico parece ineficaz a la luz de los índices crecientes de consumo y tráfico de drogas y de la pérdida de control en villas de emergencia y zonas marginales.

La gobernadora también se ha sumado con ligereza a las políticas de persecución a quienes combatieron la guerrilla y la apología de los grupos terroristas de tendencia marxista que asolaron el país en la década  de los setenta, llegando al extremo de consagrar por ley la obligatoriedad de afirmar que en esa época hubo 30.000 desapariciones aunque está históricamente comprobado que esa cifra es falsa  y que fue utilizada por los ideólogos subversivos para obtener subsidios de organizaciones internacionales. 

También vale mencionar que la gobernadora consiguió que la provincia recuperara el fondo del conurbano bonaerense pero que dichos recursos se tomaron de las cajas jubilatorias del ANSES, provocando una reacción muy dura de la oposición y graves disturbios callejeros que afectaron seriamente la imagen de la alianza gobernante. Si bien la decisión corrió por cuenta del gobierno nacional la estrecha proximidad política de la gobernadora con el presidente también salpicó su imagen.

En síntesis, la gobernadora Vidal ha quedado a medio camino en su gestión lo que permite calificarla como regular.

En su momento planteó la idea de la Logopolítica, un concepto realmente novedoso, podría explicarnos sintéticamente que implica ello.

La Logopolítica es una aplicación que hemos hecho a la política de los principios de la Logoterapia, desarrollados por Viktor Emil Frankl, doctor en medicina y filosofía egresado de la Universidad de Viena y sobreviviente del campo de concentración de Auschswitz. 

Frankl sostenía que a los dos grandes motivadores de la conducta humana que eran la “voluntad de placer” (enunciada por Sigmund Freud)  y  la “voluntad de poder” (enunciada por  Alfred Adler)  había que agregar la “voluntad de sentido”. Desde su perspectiva, la búsqueda del sentido de la vida por parte del hombre constituye una fuerza primaria caracterizada por los valores que el individuo quiere realizar en el futuro.

El nombre que asignó a su teoría fue la Logoterapia porque “Logos” es una palabra griega que equivale a “sentido”, “significado” o “propósito”.

Llevando este concepto al plano político, la Logopolítica sería una política inspirada por  un propósito, dotada de un significado y ejecutada por organizaciones que tengan una auténtica voluntad de sentido.

Las organizaciones constitucionalmente designadas como actores políticos primarios son los partidos políticos y a ellos les cabría una voluntad de sentido expresada en sus programas que le dan identidad y propósito al ser diferenciados e identificables con un ideario sostenido en el tiempo. Asimismo para poder poner sus ideas en acción se requiere que tengan “voluntad de poder”  pues de lo contrario se transforman en organizaciones meramente testimoniales.

Por su parte los dirigentes políticos según nuestra visión Logopolítica son ciudadanos que encuentran el sentido trascendente de su existencia en la búsqueda del bien común a través del ejercicio del poder.

Es necesario dejar de confundir al ciudadano con programas que se limitan a seguir los dictados de las encuestas sin apoyarse en un Logos que permita conocer hacia donde conducirán a la república sin mentiras  ni ocultamientos. También es pertinente que los dirigentes no oculten su voluntad de ejercer el poder pero sostenida por una voluntad de servicio apuntada a lograr el bien común.

Nuestro planteo sigue con los procedimientos y las definiciones necesarias para que no se confundan las reglas de juego de la política con las faltas a la ética que son tan frecuentes en el ambiente político actual en que el engaño y la traición, tanto entre los políticos como hacia el ciudadano son moneda corriente. 

En síntesis los procedimientos de la Logopolítica tienden a devolver a la política el carácter de actividad noble y  elevada que atraiga a ella a los mejores y más dignos miembros de la comunidad.

Este paradigma es ampliamente desarrollado en los cursos de capacitación de dirigentes que anualmente imparte Nueva Unión Ciudadana y que ahora queremos incorporar en el espacio de ENCENDER, para llevar al nivel nacional  una nueva forma de hacer política basada en principios y normas éticas.

Gracias Sr. Almirante por esta entrevista.

Comparte Nuestras Noticias :