El Sahara Occidental El Conflicto olvidado un libro que es un éxito a pesar del silencio impuesto

El 29 de agosto de 2017, fue presentado en la Antesala de la Cámara de Diputados de la República Oriental del Uruguay, el libro “Sahara Occidental El conflicto olvidado” que en El Minuto, hicimos mención luego de la censura impuesta por el ex ministro de defensa, ingeniero Martínez, en la Feria del Libro, luego de la protesta del embajador de Marruecos. En consonancia con la política de negacionismo sobre el conflicto.

El libro, que fue retirado de la venta en el stand del Ejército, quién lo editó a través de la Editorial Universitaria del Ejército, dejó de promocionarlo, como si no existiera, parecía que iba desaparecer y convertirse en un fracaso. El autor, con apoyo de entidades solidarias pro saharauis, los programas radiales Seguridad Global del Lic Drgonetti y Silogismo Contrafáctico,   las páginas del El Minuto, y diversas personas de buena voluntad, el libro comenzó a tener difusión en la modalidad “boca en boca”. Pero sin recursos, el autor poco podía hacer, además de una editorial que mas que colaborar,…más bien tuvo una postura pasiva.

El “rescate” al libro vino de la mano de la Asociación Uruguaya de Amistad con la República Saharaui, presidida por Emiliano Gómez López, reconocido luchador por la causa saharaui. Gracias a sus gestiones y al interés del Grupo de Amistad Interparlamentario Uruguay  República Saharaui, el libro fue presentado en la Cámara de Diputados con presencia de legisladores, militares, amigos, académicos. Incluso el presentador del libro, Dr Guyer, reconocido académico uruguayo, promociono el libro en un reconocido programa radial de Radio Uruguay.  Esto permitió que el libro volviera a generar interés.  Los lectores uruguayos respondieron muy bien, la pasividad de la editorial, ha impedido que el libro tuviera una proyección mayor. Esta falta de apoyo al autor, impidió presentaciones en Chile, Perú y Colombia.

El libro ha viajado por diversos medios, con lectores en la república Checa, España, Italia, Estados Unidos, Argelia, Mauritania, la propia República Saharaui, además de Uruguay y el último destino, la Biblioteca Nacional de Cuba. Lamentablemente la mezquindad y hasta mediocridad, impidió que una obra, que por muchos motivos es única, no tuviera la proyección que merecía, prestigiando a la misma editorial. El autor no recibe dinero alguno, dado que renunció a percibir derecho alguno. El objetivo es hacer conocer el drama del pueblo saharaui.

El libro como hemos dicho en El Minuto, así como en una entrevista al autor y ahora Corresponsal de nuestro medio, surgió como una herramienta didáctica. Incluso está articulado de tal manera para que el lector pueda entender el conflicto desde distintas facetas.  La obra se organiza en cuatro partes, claramente definidas (Historia del Sahara Occidental, Derecho Internacional frente al Conflicto del Sahara Occidental, Plan de Paz y entorno de Seguridad regional, Situación jurídica del Sahara Occidental), con sus capítulos,  Reflexión Final, y Anexo.

La obra no solo toca la historia del pueblo saharaui, desde 1885, con el Congreso de Berlín, con el reparto de África, sino desde el punto de vista de la historia militar, el autor con ejemplos históricos, nos ayuda a entender, lo que fue la guerra de liberación. Describe el territorio saharaui, al pueblo y nos permite imaginarnos como es aquel lejano país. El relato histórico es ameno, nos explica las causas que llevaron a España a ocupar las tierras saharauis, el proceso de nacimiento del movimiento nacionalista con la figura del moderado Bassiri, su trágica desaparición, y la formación del Frente Polisario. Nos cuenta del hallazgo del fosfato, la bendición y al mismo tiempo, la maldición del territorio, la evolución histórica de los países vecinos involucrados en el conflicto (Argelia, Marruecos, Mauritania).  En todo momento permite al lector estar en situación y entender la complejidad del drama que se desata a partir de 1975.

El libro toca los hechos mas relevantes, como la represión de 1970, con la desaparición de Bassiri, las instituciones locales y su rol, la creación del Frente Polisario, sus primeros combates y la Marcha Verde, con cifras de la magnitud de esta, el apoyo de Estados Unidos y las monarquías conservadoras del Golfo. Políticamente el rey marroquí Hassan II, se jugaba mucho con el conflicto del Sahara, dado que era conciente que un nuevo golpe de estado, no solo triunfaría, sino que el pasaría a mejor vida.  La agonía del general Franco, pone a España en una situación de vulnerabilidad, como lo resalta el autor, y en un marco de contradicciones a nivel diplomático y político, sectores “abandonistas” imponen su criterio, donde se entremezclan el lobby marroquí, una visión geopolítica distorsionada, llevaron a España a cometer un verdadero “suicidio estratégico”.  El autor nos relata las contradicciones de Madrid, mientras se negociaba la entrega de la hasta hacía poco provincia “Sahara” , a Mauritania y Marruecos, bajo el eufemismo  de ceder la “administración” violando la Carta de las Naciones Unidas y el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

El autor nos relata el drama del exilio de los saharauis al desierto, los bombardeos a la población civil, la represión de los nuevos ocupantes, la guerra de liberación protagonizada por el casi legendario El Uali Mustafá Sayed, primer presidente de la República Saharaui u su épico final luchando en Mauritania. El aficionado a la historia militar puede encontrar una obra única, sobre un conflicto poco conocido, donde los saharauis, aplicaron tácticas innovadoras, frente a enemigos inmensamente superiores en número y recursos materiales, que contaban con el apoyo político y militar de Estados Unidos y Francia, además del generoso dinero de las “petromonarquías”. El autor nos explica como los saharauis, aplicaron una estrategia coherente, donde había una simetría entre recursos, medios y objetivos.  El liderazgo del Polisario, sabia que no podía derrotar en una batalla decisiva a sus enemigos, sino que a través de acciones de desgaste, buscaba llevarlos a la mesa de negociaciones. Mauritania lo hizo en 1979, incluso la guerra llevó a un cambio de régimen interno. En 1984, dicho país reconoció a la República Saharaui. Marruecos por su parte, a pesar de los muros defensivos, decidió aceptar el Plan de Paz de 1991 y reconocer el derecho autodeterminación del pueblo saharaui, creyendo que iba poder salir airoso.  La realidad mostró otra cosa y comenzaron las dilaciones.

El autor nos explica los alcances del dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 1975, donde Marruecos y Mauritania, pierden y queda en evidencia que sus reclamos son infundados. No son más que peones de intereses poderosos, que buscan a través de terceros, de obtener ganancias con el expolio del estratégico fosfato y el rico banco pesquero. El drama de los bombardeos y la represión, tiene  su explicación legal, y el autor de manera clara nos explica el tipo de delitos internacionales cometidos por el ocupante.

Los capítulos dedicados al Derecho internacional y derecho internacional humanitario, nos ayuda a entender la situación legal de los saharauis, las responsabilidades de las partes involucradas. Asimismo nos explica claramente lo que es una misión de paz de Naciones Unidas, con ejemplos prácticos, lo que permite entender el rol de la misión de paz,  Naciones Unidas en el territorio, la MINURSO. En el libro se pone de relieve las consecuencias de no contar con facultades de monitoreo de derechos humanos. Algo que Francia siempre veta, en consonancia con los intereses de su protegido marroquí.

El libro recorre procesos políticos de Timor Este, Namibia, Palestina, Sudán del Sur, Palestina, y Kosovo, el derecho aplicable, el rol de las Naciones Unidas, a fin de poner en evidencia el fracaso de la comunidad internacional frente al Sahara Occidental. Un conflicto que sigue estancado, a pesar del clamor de los propios saharauis, de las pruebas evidentes de violación de derechos humanos, la existencia de un régimen de ocupación militar, todo en el marco de la complicidad de determinados actores, especialmente Francia y España, la potencia administradora para las Naciones Unidas, pero que nadie exige que cumpla con sus obligaciones.

El autor reflexiona sobre el proceso y plantea una salida original, la creación de una Administración Internacional en los territorios ocupados por Marruecos. Asimismo encuentra elementos para aplicar el Capitulo VII de la Carta de Naciones Unidas, al considerar que Rabat ha violado el Plan de Arreglo y que su actitud es una amenaza a la paz, además del contexto de violaciones a los DDHH.  El libro cuenta con un anexo donde toca el tema de los muros defensivos – cabe destacar la analogía que hace con los muros israelíes en Palestina, declarados ilegales – los campamentos y los fatídicos Acuerdos de Madrid de 1975.

Es un libro que vale la pena leerlo, no solo para los conocedores del conflicto, que tendrán una fuente de consulta permanente, apoyado por una completísima bibliografía, sino para investigadores, estudiantes de grado y posgrado, A pesar del silencio que han pretendido imponer a la obra, que derriba hábilmente y con sólidos argumentos históricos, políticos y jurídicos la idea de un “Sahara marroquí”, el libro se ha ido agotando en las librerías donde estaba en Buenos Aires.  Quedan otras modalidades de compra, ya sea a la Editorial Universitaria del Ejército o EUDE o a su distribuidora oficial Distal Libros.  Desde este medio, recomendamos este trabajo, que por cierto es el único libro en América latina, todavía a la venta dedicado a la historia del drama del pueblo saharaui que todavía no ha terminado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Equipo de Redacción del El Minuto.